La transición a la adultez

El Surrealismo, un paradigma para aproximarnos al lenguaje y a la obra de Salvador Dalí.
7 agosto, 2013
Les dejamos la letra de esta hermosa canción de Joan Manuel Serrat, en homenaje a todos los niños en su día.
18 agosto, 2013
Mostrar todo

La transición a la adultez

Cuando los jóvenes con Síndrome de Down y capacidades diferentes, llegan a la edad adulta, muy pocas veces quizás se les pregunte: ¿Qué te gustaría hacer cuando termines la escuela? ¿Qué querés ser?, ¿Cómo te gustaría vivir tú vida?,  todas estas cuestiones tal vez no se las hagan, como a cualquier joven que culmina sus estudios.imagen-Blog

La gran pregunta o la eterna preocupación que se les presenta a los padres al mismo tiempo es ¿después de la escuela qué?, ¿a dónde van?, ¿que hacer?, ¿cómo continuar?,

Se ven y los ven sin un proyecto claro y preciso de vida y con un futuro incierto y totalmente dependiente,  recibiendo un trato infantil, sobreprotector y asistencial, sintiéndose inseguros y con poca confianza en sí mismos

Por eso no les es sencillo el transito a la vida adulta activa y autónoma, cuando hablamos de vida activa no solo incluye al aspecto del trabajo, sino a los aspectos que complementan, como por ejemplo tener amigos, pareja, vivienda , desarrollar su afectividad y sexualidad, planificar su tiempo libre, realizar actividades culturales de su agrado.

Hacer uso de su autonomía es: poder comunicarse, relacionarse, atender sus necesidades de alimentación, vestido, higiene, estudio, curiosidad, desplazarse por la ciudad, usar el teléfono, el dinero, saber comprarse una remera, etc.,  esto no significa que puedan realizar todo solos, sino hasta donde le sea posible, contando con el apoyo de la familia y el andamiaje de los profesionales de la Educación y la Salud en la justa medida y con la menor supervisión

La experiencia y conocimientos nos demostró que si se continua potenciando todo el bagaje de aprendizaje adquirido que tanto esfuerzo le ha demandado, al joven, a su familia y a los profesionales que lo acompañaron, este no se debilitará, al contrario podrá seguir elevándose si se le brindan los recursos y el andamiaje necesario, para integrarse socialmente.

La discapacidad mental acompaña a las personas con Síndrome de Down y a las personas con capacidades diferentes a lo largo de la vida, es necesario saber que la única forma de compensar estas dificultades es a través de una educación  permanente y constante para potenciar todas sus capacidades y su desarrollo personal.

Aprender a ser grande no es tarea fácil, por eso decimos que la autonomía, la responsabilidad, la independencia no tienen hora ni edad determinada para su enseñaza, esto se aprende y se tiene que ofrecer desde sus primeros pasos, porque para llegar a la adultez autónoma,  se necesita la construcción de un proceso de aprendizajes sucesivos donde día a día se vaya poniendo en práctica lo que saben y lo que pueden, en distintos lugares con distintas personas y  en diferentes situaciones.

Tener presente:

“Aprender” se aprende siempre, la capacidad de aprendizaje puede ampliarse, las personas con Síndrome de Down y con capacidades diferentes,  también tienen comportamientos inteligentes,  la “Autonomía” es un camino de conquistas, nadie es plenamente autónomo y autosuficiente, todos necesitamos de todos, la Vida es un continúo aprendizaje.

“Abrir la puerta hacia la adultez autónoma e independiente” es lograr que se quieran, se acepten, se valoren, se sientan útiles, orgullosos de su persona, es permitirles confiar en sus capacidades sabiendo que son capaces para muchas cosas y para otras no tanto.

La realidad es,  que al entrar a la vida adulta se encuentran sin un proyecto de vida y de futuro, y la verdad es, que  es posible acceder a un Proyecto de Vida Activa en situaciones reales, construir un Futuro y disfrutar de su Vida Adulta.

No es fácil pero tampoco imposible.

Gisselle Simon.

 

Comments are closed.